miércoles, 12 de junio de 2013

¡¡¡La Lu' Mala en el Pasillo, Seño'!!!

UNOS MINUTOS CON LA PARKA

Se vino la madrugada sin que me diera cuenta... el tiempo se escapa cuando estás al pedo, o se hace muy eterno, qué se yo... Otro control más, de esos que son largos, qué el suero, la presión, unos remedios y algún agregado como para que no se extrañe a las/os enfermeras/os...
-“Podrías salir un rato, sale service completo”- Así que El Pibe, saca una silla al pasillo y se sienta a esperar que el tiempo se escape por alguna habitación de por ahí...
Qué lo parió, nadie da una vuelta, como para ver a alguien pasar... silencio y sombras de nada, un pasillo vacío, pero bien vacío...
-Te molesta si me siento al lado tuyo- me dice una voz gutural y cansada, casi te podría decir que agobiada... No contesto, porque la silla ya se había acomodado y además el espacio no es mío, es público. No sé si le eché una mirada de reojo a mi compañero de soledad, pero la oscuridad del pasillo no me dejó verlo bien...
-¿Tenés a algún familiar acá?- gutureo mi co-equiper. –Sí, mi viejo, quería una recauchuteada biliar y se dio una vuelta, y ¿vos?- pregunté como para matar esos eternos segundos de espera.
-Yo ando laburando, este es un lugar que me deja mucho trabajo, aunque ahora se está poniendo difícil, entre médicos que se esmeran y pacientes que se niegan a dejar “la cáscara”, la tengo que andar remando un poco más-
-Y ¿qué hace un visitador médico a estas horas?- pregunte inocentemente mirando la puerta de la 116.
-No, no soy visitador médico, visito todos los lugares en general. Laburo manejando “La Barca”, cómo decían los antiguos... me llevo a los que tiene que partir-
-A la mierda, ¿sos La Parka?,... ¡ni se te ocurra entrar a la 116! Mirá qué si te metés se arma, loco...-
-Jajaja, ¿amenazándome, Amigo? La verdad que está bueno charlar con vos, me hiciste reír... Tengo que entrar en la 116, pero le paso al lado a tu viejo, quedate tranquilo. Jajaja, viste que te dije que les está costando dejar “la cáscara”, eso sí, cuando toca, toca, Amigo. Por ahora, sólo charlamos, y está bueno, no muchos quieren charlar conmigo, tengo mala prensa-
-Dos cosas, nunca subestime a un argento en chancletas, le da pelea a cualquier cosa y segundo, es cierto, tu Asesor de Imagen ¡es un desastre!. Debe ser por las pilchas, por ahí si te vestís a lo Brad Pitt en Joe Black, la gente no te rechazaría tanto. Y la verdad que espero que dentro de mucho tiempo, pero muuuuucho tiempo, cuando me toque, esté preparado y me vaya tranquilo, por ahora, si querés te invito un cortado mediano...-
-Hoy no, pero acepto para la próxima, los vicios de la tierra se pegan y un cafecito mediano de vez en cuando se me antoja. Nos vemos, cuidate-
-Chau, ¡suerte en lo tuyo!-
-Ahhh, me gustaba el cuentito de Musas Ausentes... me pareció que veías algo más... lástima que no creas en vos mismo...- 
Ta bueno saber que uno se puede ir con un cortado mediano cara a cara con la “innombrable”.-


-No respira, no... papito, ¡nooooo!... ¡¡¡ENFERMERA!!!...-


Y sí, el tipito se decidió a dejar la cáscara. Mi nuevo Amigo había cumplido su labor,... llegó la hora del descanso para los dos, El Barquero y sus tres monedas...

video

2 comentarios:

  1. Hola Peregrino,me encanta que transmutes cada situacion,y este cuento .....me encannnnnn.....toooooooooo,loquito hermoso!!!!!!quiero MASSSS!!!!JEJE

    ResponderEliminar
  2. Peregrino lástima que tu Musa llegó en ese momento y lugar.
    Igual me gustó , veo que salís al ruedo en cualquier situación.
    Seguí adelante ¡¡¡¡

    ResponderEliminar